La formación y la tecnología: claves para la transformación del sector turístico

La formación y la tecnología: claves para la transformación del sector turístico

Iberia y British acaban de anunciar que a principios de noviembre comenzarán a utilizar el NDC (New Distribution Capability) de IATA, lo que supone un varapalo para los tradicionales GDS, y el comienzo de un cambio de paradigma en el sector de la distribución turística. Si a esto le sumamos toda la transformación que se está produciendo con el éxito de las nuevas plataformas colaborativas, no cabe duda de que nos enfrentamos a nuevos retos para la industria.

Una cosa está clara: para sobrevivir hay que adaptarse. Las agencias de viaje tradicionales se han dado cuenta de que necesitan evolucionar hacia nuevos modelos y que ello se debe producir mediante la inversión en tecnología y formación.

La formación es clave para transformar la figura del agente de viajes hacia una persona que además de vender viajes, sea asesor de viajes. Conocer al cliente que visita por primera vez la agencia, atenderle, aconsejarle, valorar todas las opciones y aportar un valor añadido es fundamental para que las agencias continúen estando vivas.

Precisamente, la semana pasada, en el XIII Foro Hosteltur, Eva Blasco, vicepresidenta CEAV y ECTAA, defendió el papel de las agencias de viaje físicas, y recordó que “la compra online consume mucho tiempo cuando no eres un experto, pero al mismo tiempo las agencias tenemos que ser auténticos consultores/asesores, tenemos que invertir en personal y en formación. Nuestra prioridad debe ser el cliente”.

Para ello creemos que la especialización y el conocimiento al detalle de los diferentes destinos y productos se hace indispensable.

El otro pilar fundamental sobre el que construir las nuevas agencias de viajes físicas es la tecnología. No pueden quedarse atrás en la carrera tecnológica. Deben incluir nuevas formas de conocer al cliente, incluir sistemas que les permita tener un control de cada uno de los contactos que se realizan con ellos, si se les ha enviado ya información, si han reservado… etc.  Esto es sencillo: con sistemas CRM como CRM Travel se puede llegar a ordenar cada uno de los clientes o futuros clientes, y realizar todo el seguimiento hasta la postventa.

Implementar tecnologías inspiracionales: los vídeos de realidad aumentada por ejemplo, que sitúen al viajero en el destino que desea visitar, incluso algún día, se podrán ver los asientos que quieres reservar en un vuelo en la propia cabina simulada del avión.

Las agencias de viaje también pueden invertir en machine learning: herramientas que aprenden a identificar perfiles de clientes y segmentar envíos promocionales y publicitarios totalmente personalizado, creando campañas y consiguiendo que sean 100% efectivas.

Resulta increíble lo rápido que evoluciona la tecnología y por ello, es imprescindible que la industria turística también se adapte a ello.