Cómo evitar el estrés del viajero corporativo

Cómo evitar el estrés del viajero corporativo

Según un estudio publicado en la revista Travel Manager, un 42% de los viajeros corporativos afirman que el mero hecho de ir a un aeropuerto les provoca estrés y un 23% lo comparan con el de hacer una mudanza. Tres son los factores que más afectan a los viajeros frecuentes: no tener conexión de internet o que sea muy lenta, sufrir retrasos en los vuelos y tener que hacer escalas. ¿Cómo sobrellevar estas situaciones de la mejor manera posible?

  • Atención personalizada: Si el viajero corporativo se siente respaldado en todo momento y sabe que pase lo que pase siempre tendrá a un equipo de Travel Managers dispuestos a ayudarle y solucionarle los imprevistos, se reducirán sus niveles de estrés o preocupación.
  • Ofrecer todas las comodidades: Procurar el confort de los viajeros tanto en la estancia como en los traslados. No hay que escatimar a la hora de reservar un hotel o de mejorar la clase en la que se viaje cuando los viajes son largos. Si el trayecto se realiza durante la noche y al día siguiente por la mañana se tiene una reunión, lo ideal es que se viaje lo más descansado posible y para ello optaremos por reservar una clase business. El rendimiento compensa el incremento del presupuesto.
  • Evitar las escalas: En relación con el punto anterior, es más que evidente que los tiempos de espera en el aeropuerto se hacen interminables. Para aprovechar el tiempo al máximo y con ello mejorar la productividad, es conveniente elegir vuelos directos. No solo se ahorra tiempo, sino que se reducen los niveles de estrés del que viaja. Además, debemos de sumarle la inquietud de saber si durante la escala se puede sufrir una pérdida de equipaje.
  • Hospedaje cerca al aeropuerto o al centro de reunión: Se ahorran tiempos y dinero en traslados. Ese ahorro se puede invertir en mejores hoteles o mejores habitaciones o con extras incluidos.
  • Contratar siempre seguro de viaje y cancelación/ cambios gratuitos.
  • Tecnología que facilite la gestión de los viajes: Poner a disposición del viajero herramientas de gestión de gastos, facturas, tickets para facilitar su día a día. Que puedan tener una sola herramienta todos los datos de su viaje, que los puedan autogestionar por si surge cualquier imprevisto y que además mantengan la políticas de viaje es algo que hoy por hoy se convierte en imprescindible.
  • Tarjetas personal bancaria: Parece algo evidente pero no todas las empresas tienen este sistema. Disponer de una tarjeta de crédito / débito hace que no tengan que adelantar el dinero de su propio bolsillo.
  • Planificar al máximo sus rutas y de esta manera crear unas conexiones que no les hagan perder el tiempo.  Cuanto menos se deje a la improvisación mejor. Procurar que en el caso de tener que esperar al menos haya conexión de internet para que si el viajero lo considera oportuno, pueda seguir trabajando.
  • Ser realistas con la carga de trabajo: Cuando se viaja no se puede estar sacando la misma cantidad de trabajo de oficina como si uno estuviera allí. Es mejor fijar los objetivos y prioridades y ser conscientes del tiempo que conlleva salir fuera. De lo contrario, el agobio irá en aumento generando tensiones innecesarias.
  • Compensación con los días de descanso: Después de pasar días fuera de casa, lo ideal sería que el viajero pudiera descansar tomándose algún día libre, y más si  ha tenido que viajar en fin de semana. Ésto no solo será beneficioso para el bienestar del trabajador sino que, a su vuelta estará más fresco y mejorará su rendimiento. Asimismo, supone una motivación extra durante su estancia fuera.
  • Permitir el bleisure: Esto es, combinar la parte de ocio con el negocio.