Bleisure: la combinación entre el ocio y el negocio

Bleisure: la combinación entre el ocio y el negocio

Según apunta el informe realizado por el Observatorio del Mercado Premium del IE Tourism Club y Master Card, el 67% de los viajeros de negocios aprovechan para visitar los destinos donde se encuentran por trabajo, de hecho, un 58% de ellos alargan uno o dos días su estancia para conocerlo. Ésta es la denominada tendencia: Bleisure (Business + Leisure).

Viajes corporativos y ocio

Mezclar trabajo y placer es cada vez más frecuente en los viajes de empresa. Facilitarle a los empleados la opción de poder quedarse unos días más, supone un incentivo y una motivación para todos los que viven con una maleta en la mano.

Esta tendencia repercute positivamente en muchos aspectos. Más allá del disfrute del viajero, ayuda a la economía receptiva, a los alojamientos, restaurantes, a las empresas que comercializan con actividades turísticas… al final, se están asegurando un turismo en cualquier época del año. Generan un incremento del gasto en los destinos incrementando las pernoctaciones, los alquileres de coche e incluso muchos de ellos se llevan a sus familias.

El bleisure estimula la creatividad en los hoteles, ya que pueden crear también ofertas especiales para viajeros corporativos para que alarguen su estancia ofreciéndoles por ejemplo experiencias o actividades turísticas para realizar. De hecho, gracias a la gran cantidad de aplicaciones móviles que se han creado, uno puede conocer todo el ocio que le espera en esa ciudad donde además de trabajar, puede exprimir al máximo su tiempo libre.

Otra tendencia que cada vez se escucha más es el «Blurring». Se trata de una manera diferente de entender el trabajo, gracias al desarrollo de las nuevas tecnologías. Supone trabajar en el despacho, en casa o de vacaciones, y gestionar los asuntos personales o familiares en cualquier momento, contando con dispositivos de conexión permanenteGracias a la movilidad que existe hoy en día, la posibilidad de estar conectado 24 horas y en cualquier parte, ha creado este concepto de poder conectarse al trabajo cuando uno lo desee, intercalando tiempos de ocio, con lo que el trabajador tiene una mayor libertad de horarios.

Esto tiene sus pros y sus contras por supuesto, ya que se desdibujan por completo la frontera entre lo privado y lo profesional, además, de que no todos los negocios pueden llevar un horario libre. Se trata de adquirir un compromiso mutuo entre empresa y empleado para lograr la mayor eficiencia en el trabajo  y vida personal. Hay quienes apoyan este nuevo concepto y otros tanto que no lo consideran viables o que se ven muy atados al trabajo.

Lo que no cabe la menor duda es que gracias a la tecnología está cambiando la manera de entender el trabajo, los viajes, nuestra manera de relacionarnos con los otros y por supuesto, la manera de hacer negocios.