Millennials en el Business Travel

Millennials en el Business Travel

A estas alturas todo el mundo ha escuchado hablar sobre la generación Millennial o generación Y. De hecho, en el entorno laboral ya comienzan a ocupar cargos de responsabilidad en las empresas y son los que más dispuestos están para viajar. La previsión es que en 2025, el 75% de la clase trabajadora estará compuesta por millennials, según un informe realizado por MMGY Global, por lo que es casi una necesidad, adaptar nuevas fórmulas en el Business travel

Su particular modo de vida, su estilo a la hora de viajar ha creado un cambio en las políticas de viaje y de hecho, la convivencia de distintos perfiles está obligando a los proveedores a diversificar sus productos y tarifas para atender, tanto a los reticentes a los cambios como a los nativos digitales.

Ahora los millennials quieren que los viajes de negocio se parezcan más a sus propios viajes personales, esto es, flexibilidad, condiciones satisfactorias, conexión en cualquier parte, herramientas tecnológicas y por supuesto, poder compaginar la parte del viaje de negocios con el ocio. Esa libertad que sienten se traduce en empleados más productivos, comprometidos y leales a largo plazo.

Es una generación que no tiene miedo al cambio, que han vivido en otros países mientras estudiaban, que no tienen miedo a la inestabilidad porque han crecido con ella y por ello, son los más propensos en probar nuevas formas de transporte, nuevos tipos de alojamientos, nuevas experiencias… y además son nativos digitales, con lo que están más que acostumbrados a utilizar en todo momento la tecnología.

Y precisamente, ese uso normalizado de la tecnología en su día a día hace que constantemente estén comparando y por tanto, se impliquen más a la hora de trazarse sus propios viajes de empresa. A diferencia de otras generaciones anteriores que preferían que la agencia de viajes le organizase absolutamente todo, en este caso, son ellos mismos quienes proponen a qué hoteles les gustaría ir en función de sus instalaciones (si tienen gimnasio por ejemplo), o elegir una zona determinada de la ciudad, quizás más cerca de la zona de ocio para poder aprovechar su tiempo libre en hacer actividades que les motiven. Valoran la personalización de sus viajes, el poder conocer el destino en su tiempo libre y vivir experiencias en él,  y están más concienciados con la huella medioambiental.

Todo un reto para la confección de las políticas de viaje de las empresas que sin duda, deben de ajustarse cada vez más a los nuevos hábitos y costumbres de los viajeros de esta generación y que seguirá cambiando aun más, con las futuras generaciones.