El bienestar de los viajeros frecuentes- CONEXO

El bienestar de los viajeros frecuentes- CONEXO

En el número de mayo del periódico CONEXO (Grupo Nexo) artículo de opinión de José Arias, CEO de Travel Loop, abre la edición del diario tratando el tema del  bienestar de los viajeros frecuentes. Os dejamos el texto completo para que podáis leerlo y os invitamos a que nos deis vuestra opinión sobre el tema.

EL BIENESTAR DE LOS VIAJEROS FRECUENTES

Aquellos que viajan por negocios de manera frecuente saben lo que es sufrir el desgaste por los desplazamientos. Si bien es cierto que siempre gusta salir de la rutina y conocer otros destinos, la inmensa mayoría de las veces se genera también una dosis de estrés extra con respecto al día a día.

Son varios los momentos en los que se produce un pico de estrés:

  • Antes del viaje: Preparar el equipaje, salir con suficiente antelación para llegar a tiempo al aeropuerto, a la estación de tren… así como estar pendiente de que todas las reservas sean correctas supone ciertas preocupaciones.
  • Durante el viaje: Cancelaciones, retrasos, esperar colas, pasar el control de seguridad, no tener una buena conexión, que se cancele una reunión… son otros puntos de fricción. Una vez que llegan al destino, los viajeros echan en falta poder continuar con su rutina de ocio, (ejercicio, hábitos alimenticios…) ya que muchas veces no se dispone de tanto tiempo libre.
  • Después del viaje: Sufrir jet lag, ponerse al día de todos los emails que no pudieron leerse durante el viaje, realizar la nota de gastos… pueden ser acciones que también repercutan en el aumento del nivel de estrés.
    Por supuesto que esto afecta en mayor o menor grado en función de la situación personal de cada uno de los empleados, pero en términos generales son las típicas circunstancias que suelen alterar al viajero frecuente.

El reto de las empresas se centra en diseñar programas de viaje que mejoren estas situaciones y, por tanto, generar un mayor bienestar para el viajero.

¿Cómo se puede reducir ese estrés?

La tecnología es una de las grandes aliadas para la reducción del estrés. A través de las herramientas de autorreservas como TMS (Travel Manager System) el viajero adquiere un control de la gestión de sus viajes: puede tomar decisiones sobre los mejores horarios para viajar, elegir entre conexiones o medios de transporte que les sean más cómodos, siempre cumpliendo con las políticas de empresa. El tener a mano toda esa información, poder adelantar un regreso en el caso de que se cancele una reunión o sentir la tranquilidad de que tiene absoluta flexibilidad de movimiento hace que mejoren sus sensaciones durante el viaje.

La tecnología permite también a las empresas cubrir el “duty of care“. Ahora existen herramientas que no solo geolocalizan al viajero para saber dónde se encuentra en el caso de que pueda ocurrir una situación de emergencia, sino que, además, emiten notificaciones ante cualquier imprevisto que haya ocurrido: desde un desastre natural, un atentado terrorista o cualquier peligro que necesite ser informado a tiempo real.

Dentro de este segmento de seguridad, muchas empresas incorporan un protocolo previo en función del destino al que se vaya a viajar: indicar si se precisa de vacunas, ofrecer un botiquín médico de primeros auxilios, poner en conocimiento de los posibles riesgos y de las actuaciones a seguir en caso de tener sufrir un infortunio.

Además, se debe procurar el confort de los viajeros, tanto en la estancia como en los traslados. Reservar un hotel que esté bien ubicado para perder el menor tiempo posible en los traslados o evitar las escalas en los vuelos son aspectos a tener en cuenta a la hora de reservar un viaje. Cuanto más descansados estén los viajeros, mayor será su rendimiento.

Otra de las maneras de mejorar el bienestar de los viajeros es fomentar el “bleisure”, esto es, establecer una política flexible que permita combinar el negocio con el ocio.  Hay empresas que incluso disponen de un canal interno de comunicación donde los propios viajeros dejan recomendaciones sobre los destinos.

Al final, mejorar las políticas de viaje por parte de la empresa beneficia a ambas partes. Por un lado la empresa selecciona qué viajes han de realizarse y cuáles se podrían solventar con una videoconferencia, (con el consecuente ahorro). Por otro lado, el viajero se siente con una mayor libertad, flexibilidad y confianza, y si dispone de una buena tecnología que respalde y facilite el viaje, mejorará el nivel de bienestar en cada desplazamiento.